El dibujo y la música en una percusión que late como el corazón. Punk ahora, punk presente. Punk, Feminismo y DIY.

Junto con la organización de “T-Festa” decidimos invitar a “Chiquita y Chatarra” para que hicieran una camiseta en colaboración con “T-Festa Open”.
Tanto la organización como yo hemos sido seguidoras y admiradoras entusiastas del trabajo de “Chiquita y Chatarra”, y éste nos pareció un buen momento para por fin hacer algo juntas.

En el mini texto de presentación que envié para la web y comunicación de “T-Festa” exponía mi interés y flechazo de conexión con “Chiquita y Chatarra” por reunir muchos aspectos que quería trabajar. Aspectos que en ese momento se traducían en una intuición de “gustos”, “estilos” y “formas de hacer” y en el uso continuado de la “música y dibujo” como dos lenguajes que se funden y nos hablan de “DIY” y “autoedición”.

También comentaba que después de verlas en un concierto en Bilbao por primera vez, quedé convencida, “ahí” había algo y quería pensarlo, no iba por mal camino, quería hablar de “eso”. ¡Existía! Y si querías entenderlo sólo tenías que ir a un concierto de “Chiquita y Chatarra”.

La sesión para la presentación de nuestra colaboración dentro de “T-Festa Open” fue planteada en dos partes. En la primera yo presentaría mi “archivo” y en la segunda parte sería el concierto como una conclusión práctica de la presentación, la evidencia del directo en activo, con la música, el baile, la camiseta, el dibujo y sus signos.

Fué una grata sorpresa ver la camiseta que habían hecho “Chiquita y Chatarra” para “T-Festa Open”. Una camiseta “beisbolera” con una imagen de dos chicas con moño alto y ojos de gato a partir de la técnica collage. “Son las Ronettes” me diría luego Patri para mi mayor alegría con lo que teníamos allí. La imagen de dos “Ronettes” como ellas, con la superposición de los ojos de gato en el pelo, no me podía gustar más, formaban parte del imaginario que había estado trabajando en el “archivo” una y otra vez desde la acumulación y repetición en su vertiente de “archivo iconográfico”.

Citas y señales que forman parte de imaginarios no dichos, que reconocemos en intereses compartidos, integrados por nosotras a conciencia, que apuntan “maneras de hacer” e incluso “convicciones de vida”.

Así que como primera parte presenté mi proyecto de tesis, la creación de un “Archivo DIY (hazlo tú misma) música y dibujo en iniciativas autogestionadas y sus ediciones”. Decidí hablar de mi recorrido desde el “archivo” como continuación de una última charla que había dado en la “Fundació Antoni Tàpies” dentro de las actividades relacionadas con “re.act.feminism #2” y que era un avance respecto la primera que había sido en Bilbao en “L’Occasione” en 2011, dónde presenté el proyecto por primera vez. Entonces era más una proyección de intenciones y expectativas guiadas por una intuición que insistía una y otra vez en el uso de la música y el dibujo dentro de la trayectoria de Jeleton equipo artístico del que formo parte junto con Jesús Arpal Moya y la experiencia recogida de nuestras colaboraciones en “Ladyfest Spain”, “Ladyfest Madrid”, continuando con la “Fonográfica General” en Barcelona y lo que empezaba a ser una red junto con participaciones en fanzines como “Fempunk” e iniciativas comunes como “Kafea eta Galletak”.

Para la presentación en “T-Festa Open” decidí hablar sobre la teoría que me había dado la práctica, hablar como productora. El cómo me había ido surgiendo ésta necesidad y como esa necesidad había sido condicionada por estados que iban del amor al odio respecto al “Archivo”. Y que lo había tratado conscientemente sin querer encontrar un bueno o un malo, para deconstruirlo, para saber más sobre estos supuestos opuestos, sobre esa tensión, sin miedo a su extensión en la complejidad. Y que una de las soluciones hasta ahora en este método era no cerrar, era no querer terminar. Pero sí sacar conclusiones “nodos” desde los que expandirme libremente.

La metodología había sido en muchos casos la que había aprendido durante mis años de tesina en mis estudios de alquimia y simbolismo renacentista en la UB, mediante la observación y encuentro de repeticiones de “imágenes símbolo”, participando en el entendimiento del símbolo mediante un proceso de interpretación y lectura. Y cómo este método lo aplicaba con el imaginario del “archivo” activando concordancias “cognitivas”.

El “Archivo DIY (hazlo tú misma), música y dibujo en iniciativas autogestionadas y sus ediciones”, es una recopilación de esos flyers, pósters, cintas de casete, discos vinilos, cdr, disquetes, chapas, pegatinas, parches, bolsas, pulseras… en relación al “hazlo tú mismx”, un mundo abarcable, a medida, y donde no cabe el “mal hecho” o “lo cutre” si no como característica de valor añadido. Distinto del hecho a mano y la autoedición vacíos de contendido político. Lo que me interesa del DIY, es que no hay un tiempo marcado para su estreno, continuidad o fin. Está basado en modelos cambiantes para buscar y encontrar esa “manera de hacer”, alejado de un fin de éxito en ventas traducido en dinero, pues sus referentes son anticapitalistas.

Y esto para mí es importante, ya no necesitas que tener “el dinero, el poder” para hacerlo, no participas de los “espacios-tiempos” marcados por el sistema dominante, tu público es a medida e incluso tú lo puedes elegir y encontrar. El número de gente a la que llegas es exitoso dependiendo de lo que quieras, ésto anima y da fuerza y si tenías algo que contar lo dices y puede que no pares.

Si lo hago el “Archivo DIY, música y dibujo”, que lo estoy haciendo, quiero hacerlo siendo parte de ello y pensando mucho cómo tiene que acabar, dónde y cómo. Un “archivo” por la “visibilidad” que rompa el archivaje de etiquetas fijas, clasificantes y reductoras. Y que evidencie las partes de manera visible, accesible y abierta.

Por eso motivo la participación en fanzines colectivos ha sido uno de mis mayores intereses en estos últimos años. Ya que era la principal manera de entrar a formar parte del “Archivo DIY, música y dibujo”. Y que comenté a veces se podía complicar y mucho.

Compartir unos ideales es discutirlos también y no todas estamos en el mismo sitio, lugar de salida o llegada. Y aparecen desencuentros y disgustos normalmente reconciliables, por ahora, y así espero que siga. Discusiones sobre la horizontalidad, a qué llamamos fanzine, los lenguajes… y eso aún partiendo y compartiendo unos principios comunes. Ahora por complicación añadida e implicación absoluta a ello me estoy centrando en colaboraciones e iniciativas que tengan esta parte la de “feminista” clara.

Mi relación con el “archivo” es compleja y llena de contradicciones, por una parte lo quiero historizar y darle visibilidad, desde el feminismo le encuentro sentido. Pero por qué un “archivo”, es más bien un “noarchivo”.

No quiero hacerlo como los que he visitado, estudiado e incluso participado anteriormente, al principio con admiración luego con ni muchos menos tanta. No espero que se requiera de mi escanear, etiquetar alfabéticamente o que marque unas pautas, perpetuando ejemplos ya dados que no servirían para este tipo de material, de los que son contrarios muchas veces, sería forzarlos para encajar en otros intereses para los que no habían sido pensados, y eso no es lo que no quiero hacer y es lo más difícil, ver cómo lo hago para que mantengan su esencia.

Reconozco que el “Archivo DIY, música y dibujo” al final soy yo, y depende dónde y cómo me preguntes te diré una cosa u otra, que son parte de un todo, pero no podré darte absolutamente todo lo que quieres. Pues ni lo tengo, ni lo quiero, en cuanto soy sincera con mis posibilidades y responsabilidades, se entiende mejor creo el “archivo” que estoy y quiero hacer. Me esfuerzo por ser accesible, mediar y potenciar acciones que hagan que existan, que pasen este tipo de iniciativas de las que participo y formo parte.

Recuerdo que en una charla una amiga me dijo, entonces si te mueres no hay archivo. Y me enfadé un poco, pero me dio que pensar luego, quizás éste “archivo” tiene un tiempo, “mi tiempo”.

Por ahora ha sido este aspecto al que más tiempo he dedicado y por eso elegí en “T-Festa Open” hablar más de esa parte “práctica y colaborativa” de éste “archivo”. Pero durante la charla vi que había cosas que se me escapaban y que tenía que “dibujarlas-escribirlas”, empezaba a ser muy grande el conjunto de cosas que quería contar, y seleccionaba según iba viendo a la gente, pensando esto ya lo saben, esto aburre, esto es muy académico, censurándome a mi misma.

Me di cuenta de la necesidad de organizar mi narración para no dejarme cosas que quería contar que por una cantidad cada vez mayor se escapaban.

Y es por eso que ahora empiezo una nueva fase en México DF, donde pretendo darme tiempo para buscar una manera de poder contar todas esas cosas que me parecen importantes y quiero estén al mismo nivel, con el apoyo y el tiempo que me ofrece el PUEG (Programa Universitario de Estudios de Género) en la UNAM donde este año estoy con una beca de investigación doctoral con el proyecto del “Archivo DIY, música y dibujo”. Sin dejar de lado la parte “práctica” aunque con otra intensidad.

De hecho esa “práctica” que no era tampoco la que normalmente realizaba, fue impulsada por mi y se fue integrando en mi manera de hacer y es un carácter ya de mí “archivo”.

Dando vida a diferentes “mascaradas” con nombre propio como: “MissArchive”, “Una Archiva del DIY” y “Helenística Fénix” o lugares como “Las Vampiras, Vampyros Lesbos’s Residency”.

Después de mi presentación fuimos a la mesa que habíamos ideado para enseñar y hablar del trabajo de Patricia Álvarez Alonso que tan orgullosas estábamos de tener allí, pósters, fanzines, camisetas, pegatinas, patrones en serigrafía para “petit púa”… y luego al concierto junto con Amelia Díaz Duarte.

Era el primer concierto en “Puerta” el espacio que llevan Rosa Parma, Laura Fernández y Jorge Nuñez y les habíamos pedido un acústico, pero “Chiquita y Chatarra” justo acústico no son. Así que estuvo muy bien !como siempre!, había mucha gente y a todxs los que estuvieron allí les agradezco que vinieran y que pudiéramos compartir ese momento.

Mi intención con éstas dos partes era que se entendiera lo que quería decir y que no había dicho, con el concierto y todo lo que se reunía allí, camiseta, discos, fanzines… que se apoyaran una en otra, ya que no tengo la explicación completa ni quiero quitar lo que pueda entrar por cerrado en la descripción de aquel evento.

Y me decía:

Que la música nos envuelva con esa coreografía del dibujo.

Que veamos en ellas una referencia, fuerza y contagiosa.

Y que surjan nuevas colaboraciones y conexiones.

—–

TEXTO: María Ángeles Alcántara (Gelen Jeleton)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*